ADocPR
noticias.jpg

NOTICIAS

Nace proyecto documental colectivo

MC_white_logo_01.png

Por: Kique Cubero

En diciembre de 2016 hicimos un retiro de tres días en Casa Pueblo, Adjuntas, de la Asociación de Documentalistas de Puerto Rico (AdocPR). El propósito de este retiro: repensar la estrategia de la organización de cara al deterioro y parálisis institucional que se sentía en las instituciones públicas de la colonia. De las reflexiones llevadas a cabo en ese retiro surgió como propuesta hacer un trabajo colectivo de la membresía de AdocPR. Era una idea peregrina ya compartida y hablada en conversaciones informales. Ahí, con el auspicio de la sierra conocida como el Gigante Dormido y con las bendiciones de Alexis Massol y de Tinti, y de la solidaridad de los trabajadores y trabajadoras de Casa Pueblo nació el compromiso de LA MIRADA COMPARTIDA.    

LA MIRADA COMPARTIDA se gestó con un doble propósito: comentar la urgencia del presente de la sociedad puertorriqueña, y crear un taller constante para que miembros de AdocPR se mantengan ejercitándose en el retante quehacer documental. La realidad en constante cambio no espera por nadie, no espera a tener las condiciones óptimas de realización, no espera presupuestos ni espera propuestas ni convocatorias, nos urge a filmarla o no, a buscarle un sentido en el flujo de sensaciones e imágenes que nos provoca. Y darle sentido a esa cambiante realidad puertorriqueña es casi un imperativo para cineastas del país. En los cine-foros organizados por AdocPR en los últimos años esa ha sido una necesidad que hemos identificado entre nuestro pueblo: la necesidad de mecanismos de autoreflexión. Y el cine, sobre todo el documental, puede ser eso por el efecto del espejo (la pantalla) en el que podemos confrontarnos con la imagen que nos devuelve.

La realidad en constante cambio nos urge a filmarla. No contamos con los recursos y apoyo para producir ni con redes o espacios de distribución. En AdocPR hemos ido creando esos espacios como; la muestra de cine documental Latinoamérica en Nosotr@s, un evento anual de 5 días de proyecciones de lo mejor del cine documental de Nuestra América, siempre con estrenos boricuas. Pero este esfuerzo no es suficiente para mantener una constancia en la producción. El quehacer documental es como la mecánica de carros, hay que estar ejercitándose todo el tiempo o de lo contrario nos embotamos y dejamos de perfeccionar nuestro conocimiento. El o la documentalista corre un peligro adicional que no corre el mecánico o la mecánica: el que se nos atrofie la mirada cercana a la realidad y se nos convierta en miopía de la opresión. Ante un Estado colonial que se derrumba hemos optado por la autogestión de nuestra producción; ante la dependencia de nuestro sector cinematográfico de políticas públicas tímidas y ambivalentes hemos optado por la búsqueda de formas independientes de producir y distribuir. Hacemos lo que hay que hacer: pre-producir colectivamente, producir en solidaridad y distribuir en redes de apoyo mutuo. De estas inquietudes surge LA MIRADA COMPARTIDA.  

Pero entonces surgió el reto: ¿cómo hacer realidad ese sueño de un trabajo colectivo? Nuestra respuesta fue: con organización. Se conformó un grupo de trabajo (Julio César Torres, Álvaro Calderón, Llaima Sanfiorenzo, Arleen Cruz, Kique Cubero) que con entrega, pasión y compromiso sentaron las bases de los parámetros para participar. Y fueron surgiendo las propuestas: SE BUSCAN ANTECEDENTES, retrato laboral de los que buscan irse del país; PUESTXS PAL PROBLEMA, recorrido con un organizador y una organizadora estudiantiles a través de la asamblea estudiantil donde se aprobó el voto de huelga sistémica en todos los recintos de la UPR en 2017; LA CAUSA, escenificación de la ira popular de nuestro pueblo el 1ero de mayo de 2017; GUASÁBARA, el largo conflicto entre el humano y la naturaleza hecho poesía en Playuela; HISTÉRICAS, una mirada a los perfiles de mujeres y lo que las hace histéricas, en el marco de la marcha de las mujeres del 8 de marzo del 2017; y UNA HORA DE SILENCIO, un testimonio conmovedor del poder de la organización colectiva frente a la Carbonera AES en Guayama. Todos son cortos documentales de 7 minutos o menos que observan, registran, denuncian, ironizan, y comentan conflictos inmediatos de nuestro pueblo. Todos realizados con el trabajo y el equipo compartidos de nuestra membresía de AdocPR. Con LA MIRADA COMPARTIDA nuestros y nuestras documentalistas mantienen los pies en la tierra con cámara y micrófono al hombro.

Y entonces otro nuevo reto: ¿qué hacer con la materia de ese sueño ya realizado? Nuestra respuesta fue: distribución mediante las redes usando como distribuidora a toda nuestra base de apoyo que hemos ido construyendo en 6 años de existencia. LA MIRADA COMPARTIDA estará disponible en nuestra página web para ser vista, escuchada y usada por nuestro público cuantas veces necesiten y quieran. Desde esa plataforma también estaremos recaudando los recursos necesarios para darle continuidad a este esfuerzo totalmente autogestionado de nuestro cine.   

Sin miedo a equivocarnos hemos optado por este camino mucho más arduo y lento que otros posibles caminos. Pero estamos convencidos y convencidas que este camino es el que dejará una huella permanente y de mayor impacto en el quehacer cinematográfico de nuestro pueblo pues construye otra realidad con nuestros propios recursos y demuestra en la práctica que la organización colectiva de los esfuerzos, más la autogestión combinada con la solidaridad internacional, son las acciones que realmente tienen efectos duraderos porque resuenan de aquí para el mundo y se nos quedan en la memoria de todos los días.

 

Carla Cavina